El mar cuenta historias en cada ola, en cada barco, en cada marinero que deja su hogar para sumergirse en una nueva aventura que lo lleva a otro lado del mundo.

Es testigo de un sinfín de valientes que navegan aguas desconocidas en búsqueda de tesoros, tierras, riquezas, maravillas. Algunas de estas grandes leyendas se cuentan en el Museo Marítimo de Barcelona.

Ubicado a unos cuántos pasos de la estación de metro Drassanes, el museo alberga exposiciones, naves históricas, fotografías y mapas que lo convierten en uno de los edificios más representativos del paseo marítimo de la ciudad, conservando y difundiendo la cultura marítima de Cataluña desde 1936.